Un caso de necrosis de rama inferior tras mamoplastia vertical en el tratamiento de cáncer de mama. El defecto traumático consecuente, es tratado por nosotros mediante colgajo toracoepigástrico.

La utilización del colgajo toracoepigástrico en reconstrucción mamaria se inicia en los años 70 del pasado siglo aunque no alcanza su difusión hasta 1986 cuando Hölstrom estandariza el procedimiento por sus resultados estéticos aceptables y fácilmente reproducibles en la reconstrucción mamaria. En este caso demostramos su utilidad en la reparación de secuelas del tratamiento quirúrgico del cáncer de mama aumentando su utilidad fuera del aspecto meramente reconstructivo y estético.